El Valle del Jerte celebra el cerezo en flor

Como cada año por estas fechas, la naturaleza muestra toda su generosidad en el Valle del Jerte, en el corazón de Extremadura, donde los cerezos florecen y visten a las montañas con un precioso color blanco.

Suele ser hacia mitad o finales del mes de marzo cuando se pueden ver los en su máximo esplendor, aunque esto puede variar en función del clima. El Valle del se prepara cada año para recibir con sus mejores galas a los numerosos visitantes que vienen a disfrutar de semejante espectáculo natural.

Y la verdad es que se nota que la lo es todo para los habitantes de los 11 municipios que conforman este valle. Todo gira en torno a esta fruta: mermeladas de cereza, patés de cereza, cerezos en maceta y todo tipo de souvenirs relacionados. Se trata de sacarle todo el jugo posible y así lo hacen.

es uno de los municipios situado en la parte central del valle, y presume de un hermoso río Jerte que lo recorre a su paso, conformando una bonita estampa del lugar. Además, este pueblo cuenta con piscinas naturales como la Pesquerona, la Picaza o el Vao. Y además alberga el Museo de la Cereza y el Centro de Interpretación sobre el Agua.

El es un pequeño paraíso para los amantes de la naturaleza. En él se pueden recorrer maravillosas rutas de senderismo, como la Reserva Natural de la Garganta de los Infiernos, entre Cabezuela y Jerte, o las Cascadas de Nogaledas en el pueblo de Navaconcejo. Merecen una mención especial las marmitas gigantes en el paraje de Los Pilones, que son grandes pozas excavadas en la roca por la erosión fluvial, en donde se han formado bañeras naturales.

En cuanto a la gastronomía, son típicas las migas extremeñas, la caldereta de cabrito y las patatas rebolcás. El queso estrella es la famosa torta del casar. Aquí se come rico y, por lo general, muy barato.

Los alojamientos de la zona, -en su mayoría, casas y apartamentos rurales- están a tope durante esta época del año, así que conviene anticiparse y reservar con un poco de antelación. Si puedes, pide una habitación con vistas a los montes, y disfruta de la inolvidable imagen de los cerezos en flor.

Escrito por